martes, 21 de junio de 2016

ASMA


ASMA

El asma es un trastorno respiratorio crónico que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea (dificultad respiratoria que se suele traducir en falta de aire) y sibilancias (es un ruido inspiratorio o espiratorio agudo similar a un silbido) provocada por la estenosis (constricción o estrechamiento) del árbol bronquial.

¿Qué provoca los ataques de asma?

Algunas causas y desencadenantes son comunes a todas las personas que sufren la enfermedad, pero hay también diferencias individuales. Aunque las causas últimas del asma no se conocen del todo, los factores de riesgo más importantes son productos inhalados, entre los que cabe citar los siguientes:

Alérgenos en espacios cerrados (por ejemplo los ácaros del polvo presentes en la ropa de cama, las alfombras y los muebles tapizados, la contaminación y la caspa de los animales domésticos).



Alérgenos en espacios exteriores (como pólenes y mohos); humo de tabaco, y; productos químicos irritantes en el lugar de trabajo.

Otros factores desencadenantes pueden ser el aire frío, una emoción extrema, de enfado o miedo, y el ejercicio físico.








En algunas personas el asma puede sobrevenir en respuesta a algunos medicamentos, como la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos (AINES como el Ibuprofeno, Piroxican, Aspirina, Dipirona, Keterolac entre otros.) o los betabloqueantes (propanolol, atenolol, carvedilol, bisoprolol, metoprolol y nevivolol). También la urbanización se ha asociado a un aumento de los casos de asma, pero no está clara la naturaleza exacta de esa relación.


Los medicamentos para el asma también pueden causar:
  • ·        Ansiedad
  • ·        Temblor (le tiemblan las manos u otras partes del cuerpo)
  • ·        Inquietud
  • ·        Dolor de cabeza
  • ·        Taquicardia y  arritmias
  • ·        Ulceras gástricas
  • ·        Depresión
  • ·        Diabetes Mellitus
  • ·        Osteoporosis
  • ·        Amenorrea
  • ·        Hipertensión arterial
  • ·        Impotencia

Para la Medicina China

En la medicina china siempre existe algún elemento de flema asociado con un diagnóstico de asma. De hecho, los chinos usan el término “flema permanente” al hablar del asma, eso significa que incluso existe cuando no tienes síntomas; la flema es siempre una causa subyacente de la afección.

Desde el punto de vista de la medicina tradicional china, el bazo constituye la madre del pulmón e interviene activamente en la absorción y excreción de la humedad en el cuerpo humano, por lo que la disfunción del bazo se relaciona con la retención del agua y la humedad, que se pueden convertir en flema y afectar las funciones de dispersión y descenso del Qi de pulmón, lo que provoca disnea, tos y expectoración abundante. 


En la fisiopatología del asma bronquial, vista desde la concepción oriental, debe partirse de las complejas interacciones, ya sea en condiciones normales o alteradas, del pulmón, riñón y bazo, en la regulación de la transformación y el transporte del agua en el organismo, cuya alteración se manifiesta en la acumulación del líquido y la aparición del edema y las flemas, que son elementos cruciales en la enfermedad, comprobados en el mundo occidental.


Diagnosticada la enfermedad, un tratamiento holístico basado en la combinación de técnicas de la Medicina Tradicional China ha dado muestra de su eficacia, incluso en casos donde las terapias convencionales occidentales no han brindado respuestas adecuadas para el paciente.

Referencias
Universidad de ciencias Medicas de Cuba http://bvs.sld.cu/revistas/san/vol_14_3_10/san12310.htm



No hay comentarios: